segunda-feira, 20 de dezembro de 2010

A crise do capital: a banca internacional quer mais (im)Previdência Privada

LA SALIDA DE LA CRISIS
La OCDE pide retrasar la edad de jubilación en España más allá de los 67 años
MIGUEL JIMÉNEZ – El país 20/12/2010  - http://www.elpais.com
El organismo pide también que hagan falta más de 35 años de trabajo para cobrar toda la pensión y que el cómputo se extienda a toda la vida laboral. -Reclama una reforma laboral más contundente y propone subidas del IVA y los impuestos especiales
Trabajo defiende que quienes hayan cotizado más de 35 años se siga jubilando a los 65 | Lee el informe de la OCDE | Consulta las claves del sistema de pensiones y su reforma
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aplaude la propuesta del Gobierno para retrasar la edad legal de jubilación de los 65 a los 67 años. Pero aunque eso es una "alta prioridad", cree que no basta y que hay que ir más allá. Ensu informe anual sobre España, publicado hoy, propone que se vaya alargando la edad un poco cada año hasta alcanzar los 67 en 2025, pero al llegar ahí, la idea de la OCDE es que la edad de jubilación se extienda automáticamente en función de la esperanza de vida. Así, por ejemplo, si la esperanza de vida aumentara tres años hasta 2050, ese año la edad de jubilación sería de 70 años.
Esa es solo una de las propuestas que la OCDE realiza y que, en su conjunto significarían, de ser aplicadas, una reforma mucho más radical del sistema de pensiones que la que prepara el Gobierno o que la que se derivaría de las conclusiones de la comisión del Pacto de Toledo. Además el organismo incluye en su informe sobre España propuestas para llevar adelante una reforma laboral más contundente, con un contrato único y más facilidades para despedir. Asimismo, la OCDE propone una reforma fiscal en la que podría subirse el IVA y los impuestos especiales y, en cambio, bajar los impuestos a los beneficios de las empresas y las cotizaciones de los empresarios a la Seguridad Social.
Así, mientras que los partidos han propuesto alargar el periodo de cómputo de la pensión (que ahora se calcula en función de las cotizaciones de los últimos 15 años) y el Gobierno estudia ampliar ese plazo a 20 o 25 años, la OCDE propone que el cómputo de la pensión se realice en función de toda la vida laboral. Pero además de eso, el organismo que dirige Ángel Gurría, propone que se amplíe el plazo de cotización necesario para obtener la pensión completa de modo que no sea de "solo 35 años" como ahora, dice el informe.
La OCDE también recomienda otras duras medidas para retrasar la edad de jubilación efectiva, más allá del retraso en la edad legal de jubilación y de prejubilación. Sus analistas sostienen que hay personas próximas a la jubilación que no vuelven a trabajar porque tienen un subsidio que les permite tener una renta hasta el momento en que empiezan a percibir la pensión. La propuesta de la OCDE para que los trabajadores mayores permanezcan activos es reducir la duración e ir eliminando progresivamente esas prestaciones en forma de subsidio que se pagan a los parados de mayor edad una vez han agotado la prestación contributiva.
Otras recetas para alargar el periodo de actividad son aumentar las primas para quienes siguen trabajando más allá de la edad legal de jubilación y eliminar la figura de la jubilación parcial. Con el fin de reducir el gasto en pensiones, la OCDE también propone endurecer el régimen de las pensiones de viudedad y de otros supervivientes.
La última receta del organismo es ir suprimiendo los regímenes excepcionales (autónomos, pesca, agricultura, minería) e ir integrándolos en el general. Además, la OCDE se opone a que los funcionarios tengan menor o incluso ninguna penalización por jubilarse a los 60 años bajo ciertos supuestos en carreras de larga duración, como ocurre ahora. De algún modo, el Gobierno ya ha eliminado esa posibilidad para los nuevos funcionarios al eliminar el régimen de clases pasivas.
La tesis de la OCDE es que hay que "reducir la generosidad de las prestaciones en relación con las contribuciones", pues calcula que España es uno de los países donde las nuevas pensiones son más altas en relación a lo que se ha cotizado.
UNA REFORMA LABORAL MÁS CONTUNDENTE
El organismo que tradicionalmente ha agrupado a las economías industrializadas aplaude también la reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno. Sin embargo, cree que se queda corta y que deberían ser más evidentes las facilidades para un despido más barato por causas económicas. "Si la reforma laboral de 2010 no hace significativamente más fácil para las empresas lograr que los despidos se acepten como procedentes [lo que conlleva una indemnización más baja], podrían necesitarse progresos adicionales para disminuir la carga de las empresas para probar que los despidos son procedentes", dicen sus recomendaciones. A la OCDE le preocupa la interpretación que los jueces vayan a dar a las nuevas normas.
Pero no sólo eso: "Sería deseable reducir incluso más los costes de despido de los nuevos contratos fijos", dice el informe. La OCDE se apunta al contrato único, en el que convergen los empleos temporales e indefinidos con una indemnización por despido muy baja al principio que va creciendo con la antigüedad".
La OCDE se opone además a que se endurezca la regulación de los contratos temporales demasiado pronto, pues eso podría frenar la creación de empleo en la recuperación. El organismo cree que la tasa de paro puede empezar a bajar significativamente en 2011.
ELIMINAR LA PRÓRROGA DE LOS CONVENIOS
Otra de las medidas "deseables" en opinión de la OCDE sería eliminar la ultraactividad de los convenios, es decir, que los convenios mantengan los derechos reconocidos en ellos una vez pase su periodo de vigencia teórica. El organismo admite que eso podría chocar con la Constitución, pero insiste en todo caso en dar pasos para flexibilizar la negociación colectiva y generalizar las claúsulas de descuelgue de los convenios sectoriales o territoriales.
Además, el organismo está también en contra de las cláusulas de salvaguarda o garantía salarial que permiten mantener el poder adquisitivo en caso de que la inflación acabe superando la subida salarial pactada en convenio.
Otra de sus propuestas en materia laboral pasa por endurecer el régimen de prestaciones por desempleo, con mayores exigencias de búsqueda de empleo. Además, plantea que se estudie un acortamiento de los plazos de prestación.
Valeriano Gomes - Min del Trabajo de España
TRABAJO DEFIENDE QUE QUIEN COTICE MÁS DE 36 AÑOS SE SIGA JUBILANDO A LOS 65
El Ministro Gómez insiste en que el retiro se retrasará a los 67 y no descarta ampliar el periodo de cómputo de la pensión primero a 20 años y después a 25 años
EL PAÍS | EFE - Madrid - 20/12/2010
Las claves del sistema actual de pensiones y su reforma | La OCDE propone retrasar la jubilación más allá de los 67 años
El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha dado hoy algunas nuevas pistas sobre por dónde va ir la reforma de las pensiones que debe sacar adelante el Gobierno de aquí a finales de enero una vez que ya ha recibido la propuesta del Pacto de Toledo, acordada entre los partidos. Así, Gómez ha insistido en que pese al desacuerdo entre los grupos se va a retrasar la edad de jubilación a los 67 años pero ha admitido que se establecerán expceciones. Entre ellas, ha señalado que su postura es que aquellas personas con un historial suficientemente largo de cotización de 36 ó 37 años se sigan retirando a los 65 años. Por otra parte, ha reiterado que la voluntad del Gobierno es ampliar el periodo de cómputo de las pensiones a 20 años desde los 15 actuales, pero no ha descartado que en una segunda fase se eleve hasta los 25.
AUDIO - Cadena Ser - 20-12-2010
Carles Francino ha hablado esta mañana con el ministro de trabajo -
Valeriano Gómez
En una entrevista a a la Cadena Ser, Gómez ha insistido en ampliar la edad real de jubilación a los 67 años, "porque también es una forma de alargar la edad real", fin último de la reforma. Gómez ha asegurado que
la idea general es que aquellas personas que tienen un historial de cotización largo, de 36 hasta 40 años, puedan seguir jubilándose a los 65 años, mientras que los que trabajan en oficios penosos podrían jubilarse incluso antes.
Asimismo, quienes no tengan oficios penosos ni historiales largos de cotización, podrán también jubilarse a los 65, pero en estos casos aplicándoles reducciones en su pensión, igual que sucede ahora con quienes se retiran del mercado laboral antes de los 65.
Asimismo, ha admitido que no le gustan iniciativas como la de Caja Madrid de hacer prejubilaciones a los 55 años, si bien ha reconocido que la legislación lo permite. Gómez ha abogado por que en estos casos "la empresa no descargue los costes en el sistema de protección social". "No basta con descargar costes sobre la Seguridad Social, deben aportar los ingresos correspondientes para compensar el sobrecoste del sistema. Esa debería ser la línea de futuro", ha precisado.
Sobre la posibilidad de un acuerdo con el resto de grupos y los sindicatos, el ministro de Trabajo ha indicado que no es bueno renunciar a estas alturas a un grado de acuerdo suficiente con los interlocutores sociales o a un buen grado de consenso parlamentario, "porque no es el momento de tirar la toalla".
Así, durante una posterior comparecencia en el Senado, Gómez ha adelantado que el Gobierno va a realizar el "máximo esfuerzo" para hacer compatible la propuesta de elevar la jubilación con las posiciones de los grupos del Pacto de Toledo, pese a que ha admitido que en este aspecto existe una "importante discrepancia" ya que los partidos no se pusieron de acuerdo sobre ello. Eso sí, se ha advertido de que estas negociaciones no pueden "interrumpir" el "calendario de reformas".

sábado, 4 de dezembro de 2010

El Gobierno español aprobará la reforma de las pensiones en enero

El mundo - Actualizado viernes 03/12/2010 15:14
Madrid.- El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado que el Ejecutivo aprobará la reforma del sistema de pensiones el próximo 28 de enero para que pueda ser votada "inmediatamente" por el Parlamento.
Estaba previsto que se aprobase la reforma a lo largo del primer trimestre del año que viene. Sin embargo, Rubalcaba ya ha puesto fecha a la reforma en un momento que los mercados presionan a España para que haga viable a largo plazo su sistema de pensiones.
Esta semana, el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, dijo que el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero no actúa al dictado de los mercados "ni de nadie" en el ámbito de las pensiones.
El ministro subrayó en un foro celebrado en Bilbao que el Ejecutivo "actúa desde la convicción de que necesitamos garantizar, a plazo, un futuro para nuestro sistema". Un futuro, recalcó, que se basa en un presente que "ya es lo suficientemente sólido", puesto que España tiene "uno de los mejores sistemas de pensiones de Europa".
Además, en su primera intervención en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, Valeriano Gómez señaló que la reforma se tiene que centrar en alargar la vida laboral, aumentar el cómputo para el cálculo de la prestación y reducir las prejubilaciones.
Gómez advirtió de que "no hay salida" a retrasar la edad de jubilación y que el Gobierno mantiene su propuesta de elevarla en dos años, de 65 a 67.